Yoigo: Los caprichos se pagan a plazos.

DSC00343

Los caprichos materiales se pagan a plazos; los emocionales se pagan al contado.

Una vida sin caprichos, es una vida lacerada.

Aunque la RAE lo diga un capricho no suele obedecer a una determinación arbitraria, sino a un deseo profundo que emerge con fuerza inusitada. 

 

 

Anuncios